Tipos de tintes y coloración para el pelo

Existe una variedad amplia de tipos de tintes y tratamientos de coloración para el pelo.

Pero ¿cómo saber cuál es el tono que más te favorece?

¿Hay una clasificación de tintes según el color?

¿Cuáles son los ingredientes que puedes encontrar en el mercado?

Cuando queremos teñirnos el pelo por un cambio de imagen o para cubrir las canas, más si es la primera vez, es necesario aclarar todos estos aspectos si quieres lograr unos buenos resultados y lucir una melena de infarto.

Por este mismo motivo, hoy vamos a explicarte los tipos de tintes para el pelo y tratamientos de coloración disponibles para tomar la decisión más acertada para ti.

¿Qué son los tintes de pelo y para qué los utilizamos?

Los tintes de pelo son componentes químicos o vegetales que se distribuyen por la corteza del cabello para modificar su pigmentación natural.

Y ¿cuál es el uso que damos a los tintes?

Tenemos dos motivos claros:

  • Dar un cambio de imagen y renovar nuestro aspecto.
  • Disimular las canas.

Eso sí, no será válido cualquier tipo de tinte, sino que habrá que valorar factores como la morfología, el tipo de piel, color del pelo e incluso alergias que no nos permitan emplear determinados productos.

Coloración para el pelo: ¿qué tipos de tintes existen?

La coloración para el pelo ha sufrido numerosos avances gracias al desarrollo de tratamientos menos agresivos y nos ha facilitado una carta de colores más amplia. 

Gracias a esto, los tipos de tintes se pueden clasificar en base a dos características:

  • La duración del tratamiento.
  • El origen de los ingredientes.

Tipos de tintes para el pelo según su origen

Vegetales

Los tintes vegetales son de origen natural y proceden de las plantas. Se trata de una coloración de pelo progresiva y se aplica sobre la cutícula formando una película.

Es cierto que se necesita aplicar varias veces para conseguir la tonalidad deseada, pero sus componentes naturales aportan mucha nutrición y brillo al cabello.

Y, ¿cuáles son los más utilizados? La henna, remolacha, salvia o café, entre otros.

 

Metálicos

Emplean sales metálicas para cambiar el color del pelo, puesto que no pueden hacerlo por sí mismas, sino que requieren de un activador para que el tratamiento resulte efectivo

Al dejar el cabello seco, no es una alternativa utilizada en las peluquerías. Es más, no permiten la compatibilidad con otros tratamientos como, por ejemplo, la decoloración.

 

Sintéticos

Los tintes sintéticos son los más conocidos y utilizados en la actualidad. 

Se compone de elementos químicos más agresivos, pero suelen combinarse con productos naturales que tienen beneficios para el pelo.

Entre sus ventajas más destacadas, se encuentra la capacidad de conseguir una coloración completa con una sola aplicación. Además, disponen de una variedad destacada de colores entre los que elegir. 

 

Orgánicos

A día de hoy, existen tintes más avanzados que se preocupan por la salud de tu cabello y su principal objetivo es evitar el daño capilar.

Este tratamiento recibe el nombre de coloración orgánica. No emplea amoniaco ni oxidantes. Tan solo se basa en plantas pigmentadas para conseguir un pelo más natural y brillante, sin tener una sensación de sequedad.

Respeta la fibra capilar y su aplicación es muy sencilla. Una buena alternativa a considerar.

Tipos de tintes según su duración

Ahora bien, según el efecto deseado podemos encontrar tintes que ofrecen una duración corta o más prolongada en el tiempo.

Detallamos cada uno de ellos.

 

Coloración temporal

Se emplea para hacer cambios esporádicos en el pelo, ya sea para una ocasión especial, quitar el color amarillento del pelo e incluso para conseguir un aporte extra de brillo.

Con un par de lavados, el color habrá desaparecido por completo, incluso con uno puede ser suficiente. 

Puedes encontrarlos en formato gel, espumas de color y también en champús.

 

Coloración semipermanente

Consigue una modificación del color en pocos pasos y sin complicaciones con la coloración semipermanente.

Recuerda que este tinte no aclara, si no que actúa directamente sobre la cutícula. Esta característica mejora su resistencia.

Según los ingredientes que lo componen, la duración puede ser de 4 a 10 lavados y suelen utilizarse para mantener el tono dado con anterioridad, oscurecer el pelo o disimular las raíces.

No obstante, podemos incluir otra modalidad: la coloración demi-permanente, también llamada tono sobre tono. 

Puede aguantar hasta 30 lavados y es una opción muy interesante para cubrir canas, además de alcanzar una tonalidad más oscura si quieres un tratamiento menos abrasivo que la permanente.

 

Tintes permanentes

Los tintes permanentes u oxidantes son los más conocidos y tradicionales. A diferencia de los restantes nombrados, son los únicos que permiten cambiar el color del cabello con una duración amplia.

Atraviesa la cutícula y actúa de forma directa sobre el córtex. 

Es un tratamiento más agresivo donde se deben aplicar productos de calidad y de la mano de expertos que te aseguren un buen resultado. 

Con el paso del tiempo, las raíces desplazarán el tinte y la pigmentación se reducirá al mismo tiempo. Esto quiere decir que en un plazo próximo a 4 semanas, será necesario repetir el proceso para mantener el color deseado.

Tipos de tintes para el pelo: conoce toda la carta de colores

Los colores de tintes para el pelo que puedes encontrar en cualquier establecimiento pueden llegar a ser abrumadores. 

Además, tu color natural juega un papel muy importante en la elección de uno u otro. ¿Por qué te contamos esto? 

En colores de base oscura que buscan tonalidades rubias, es necesario hacer un proceso de decoloración antes de aplicar el tinte porque no surtirá efecto si está teñido con anterioridad.

Ahora sí, echemos un vistazo a la carta de colores de tintes de pelo disponibles y la numeración correspondiente, empezando con la tonalidad más oscura (1) hasta alcanzar la más clara (10):

  1. Negro. Es un tono distinguido que se ilumina con facilidad.
  2. Ideal para cubrir las canas en castaños intensos o conseguir un tono más natural si es suave.
  3. Castaño oscuro. Perfecto si no quieres un tono tan intenso como el negro.
  4. Castaño. Utilizado en pieles morenas, de color marrón o blanca anaranjada. 
  5. Castaño claro. Consigue un tono más cálido y favorece a pieles bronceadas.
  6. Rubio oscuro. Tonalidad muy versátil que funciona bien en la mayoría de pieles.
  7. Rubio Medio. Muy favorecedor en pieles bronceadas y oscuras. Añade calidez al rostro y las facciones se suavizan.
  8. Rubio claro. Muy recomendado para pieles claras.
  9. Rubio muy claro. Es frecuente en rubios naturales para alcanzar más brillo y luminosidad.
  10. Rubio platino. Es una apuesta acertada para rostros finos con ojos claros que buscan un tono más natural.

Coloración orgánica: el tratamiento alternativo para evitar el daño capilar

En Mariola Sánchez, apostamos por una coloración orgánica compuesta por ingredientes naturales respetuosos no solo con tu cabello, sino con el medio ambiente.

Te ayudarán a mantenerlo más sano y saludable durante más tiempo, además de evitar irritaciones en la piel o dañar en exceso el cuero cabelludo si padeces algún tipo de alergia.

No te olvides de añadir productos específicos, como los champús sin sulfatos ni parabenos, para seguir manteniendo tu pelo con el mismo brillo que el del primer día. De todas maneras, puedes contactar con nosotros en cualquier momento para resolver cualquier asunto que necesites.

Artículos recientes

CompARTE ESTE POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email